7 síntomas fisiológicos de la exageración en atletas de fuerza y ​​potencia

3629
Lesley Flynn
7 síntomas fisiológicos de la exageración en atletas de fuerza y ​​potencia

Comprender el razonamiento detrás de un comienzo lento de una sesión de entrenamiento, mejoras en el entrenamiento más lentas o disminuidas, o un estancamiento general en el estado físico a veces puede ser un proceso difícil de alcanzar. A medida que nos volvemos más fuertes, nos movemos más rápido y aumentamos las demandas fisiológicas sobre nuestros cuerpos, existe una mayor necesidad de un enfoque sistemático para una recuperación y regeneración óptimas.

Hoy en día, hay una gran cantidad de increíbles programas de fuerza y ​​potencia ampliamente disponibles para levantadores de diversas habilidades, todos los cuales incorporan descargas que permiten a los levantadores recuperarse y progresar a lo largo de los ciclos de entrenamiento.

Un video publicado por Mike Dewar (@mikejdewar) en


Sin embargo, en algún momento, el cuerpo tiene otros planes y, como entrenador y / o atleta, debe comprender los síntomas fisiológicos detrás de la exageración para poder adelantarse a la debilidad crónica, la falta de rendimiento y las lesiones.

Comprender la diferencia entre exagerar y. Sobreentrenamiento

La sobrecarga es un período agudo (a corto plazo) en el que se ejerce un mayor estrés metabólico sobre el cuerpo durante ciertas fases de entrenamiento. Muchos entrenadores programan con el entendimiento de que sus levantadores entrarán y deben entrar en esta fase. Cuando un atleta entra en esta fase de sobrecarga, el volumen de entrenamiento a menudo se reduce sustancialmente durante un corto período de tiempo para permitir la regeneración y la recuperación, que es un proceso llamado supercompensación. Este enfoque cíclico del entrenamiento ha sido la base de la programación moderna de fuerza y ​​acondicionamiento en muchos deportes.

El sobreentrenamiento es un estado de extralimitación crónica. Un atleta puede entrar en esta fase cuando se ignoran los síntomas de extralimitación. A menudo, esto se debe a la falta de los síntomas fisiológicos básicos que están presentes durante los períodos de extralimitación. El sobreentrenamiento, contrariamente a lo que se cree, a menudo ocurre más con los levantadores avanzados que con los principiantes, principalmente debido a que los levantadores más avanzados colocan los mayores factores de estrés metabólico en su cuerpo, lo que hace que la recuperación sea un factor determinante para el éxito continuo.

A pesar de la comprensión de los siguientes síntomas de extralimitación, tanto los atletas como los entrenadores pueden monitorear y ajustar la programación para garantizar el éxito continuo y un mayor rendimiento a lo largo del tiempo.

Frecuencia cardíaca y presión arterial alteradas

A medida que se ejerce estrés sistémico sobre el cuerpo durante el entrenamiento intenso, la recuperación se vuelve crucial. Durante los períodos de mala recuperación, hay un aumento de la actividad simpática (aumento de la frecuencia cardíaca, aumento de la presión arterial, aumento de las catecolaminas y el cortisol en reposo), todos los cuales agregan aún más estrés al cuerpo. Aunque las variaciones de la frecuencia cardíaca pueden ocurrir en cualquier momento, cuando se observan con otros síntomas, la frecuencia cardíaca alterada en determinadas cargas de trabajo puede sugerir un aumento del estrés simpático (sistemas circulatorio, cardíaco y neuromuscular), lo que indica un potencial extralimitación.

Patrones de sueño deficientes

Las alteraciones del sueño profundo pueden deberse a numerosos factores. Sin embargo, en presencia de otros síntomas, se ha demostrado que los malos hábitos de sueño indican un mayor estrés fisiológico, niveles hormonales alterados (aumento de catecolaminas y cortisol) y desequilibrios del estado de ánimo.

Rendimiento disminuido

Un video publicado por Steve Shaw (@bendthebarman) en


La disminución de la frecuencia cardíaca máxima, la disminución de la capacidad de trabajo, el aumento de los niveles de esfuerzo percibido y las variables de lactato sanguíneo alteradas contribuyen a la disminución del rendimiento durante un período de sobrecarga. Al reconocer estos síntomas continuos, los atletas y entrenadores pueden alterar la carga, el volumen de entrenamiento y los ciclos de descanso para restaurar y permitir que ocurra la supercompensación.

Desequilibrios del estado de ánimo

El aumento del estrés se ha correlacionado con un aumento de la ansiedad, la depresión, la falta de motivación, el insomnio y la irritabilidad. Monitorear el estado de ánimo mental durante los períodos de entrenamiento duro permitirá a los levantadores correlacionar otros síntomas para determinar si están entrando en aguas turbias. Los levantadores de estrés externos adicionales que pueden imponerse a sí mismos cuando intentan lograr un determinado objetivo de rendimiento pueden aumentar aún más la frustración, los desequilibrios del estado de ánimo y el estrés. Es importante que los entrenadores y atletas comprendan el papel que el cortisol y los desequilibrios del estado de ánimo pueden tener en la salud fisiológica y psicológica durante los ciclos de entrenamiento intensos.

Inmunidad decreciente

El aumento del estrés debido a una mayor actividad simpática puede causar estragos en el sistema inmunológico. Se ha demostrado que la degradación de las proteínas y el aumento de cortisol debilitan el sistema inmunológico, dejando a los levantadores susceptibles a las enfermedades, lo que equivale a una pérdida de días de entrenamiento y un mayor estrés en el cuerpo.

Más susceptible a lesiones

La fatiga sistémica, la frustración y la debilidad articular / muscular pueden provocar lesiones potenciales durante momentos de mala recuperación.

Sobreentrenamiento

Como se mencionó anteriormente, cuando la sobrecarga aguda se prolonga, los síntomas crónicos pueden revelarse, lo que indica un sobreentrenamiento, que a menudo resulta en mayores efectos perjudiciales y mayores tiempos de recuperación.

Ahora que?

Como entrenadores y atletas, todos debemos escuchar nuestro cuerpo. La programación no se crea de la misma manera, y existen varias variables dentro de nuestra matriz de entrenamiento y recuperación. Monitorear de cerca las fluctuaciones diarias, los patrones de sueño, el estado nutricional, el peso corporal, el progreso a largo plazo y los factores estresantes del estilo de vida (trabajo, familia, etc.) es importante para personalizar completamente los programas de entrenamiento para cada atleta.

Imagen destacada: @mikejdewar en Instagram


Nadie ha comentado sobre este artículo todavía.