Cómo el café aumenta naturalmente el rendimiento de su entrenamiento

5102
Yurka Myrka

Café, sustantivo; definida como una bebida elaborada a partir de semillas similares a frijoles elaborados y molidos. Para mí, y para muchos otros, conocemos el café como un verbo. "¿Me viste café que PR?"Y" Necesito tomar un café en serio antes de comenzar mi trabajo diario."La mayoría de las bebidas para antes del entrenamiento aprovechan la cafeína como ingrediente principal y tienen muchos otros ingredientes para ayudar a estimular el entrenamiento. El café tiene cafeína y antioxidantes naturales para proporcionar una oferta similar de suplementos de refuerzo antes del entrenamiento.

¿Qué es el café??

El café contiene una combinación de cafeína, polifenoles y ácido clorogénico. Si bien hay otros ingredientes que existen naturalmente en cada taza de café, estos tres son los más referenciados para obtener beneficios. La cafeína en el café es lo que nos da la sensación de mayor energía. La cafeína generalmente llega al torrente sanguíneo alrededor de 15 a 45 minutos después del consumo, y la vida media (o la duración para digerir la mitad) es de 3 a 5 horas. Los polifenoles son sustancias naturales que actúan como antioxidantes en el cuerpo, o los compuestos que ayudan a protegernos de los radicales libres (toxinas). El ácido clorogénico también se clasifica como antioxidante. Todos estos son componentes excelentes para alguien que quiere un impulso de entrenamiento natural.

Imagen de la página de Instagram @cavemancoffeeco

¿Cómo ayuda el café a levantar pesas??

Cognitivo: Se ha visto que el café mejora la cognición al facilitar mecanismos que mejoran la memoria, el aprendizaje y el tiempo de reacción. La cafeína en el café está asociada con estos beneficios, especialmente el aumento del tiempo de reacción. Múltiples estudios han resaltado los agudos beneficios que tiene el café sobre el estado de alerta y el rendimiento mental.

Resistencia: La cafeína es una ayuda ergogénica bien documentada o un suplemento que mejora el rendimiento. La taza de café promedio contiene entre 80 y 100 mg de cafeína. Una revisión basada en evidencia analizó 9 estudios que se centraron en la ingesta de café antes del ejercicio y el rendimiento de resistencia. En la revisión se sugirió que el café era útil para proporcionar una alternativa segura para un mayor rendimiento de resistencia.

Energía: El café, específicamente la cafeína, tiene un impacto en el sistema nervioso de nuestro cuerpo al aumentar nuestra sensibilidad a diferentes estímulos. Por lo tanto, el aumento del tiempo de reacción y el estado de alerta. En lo que respecta a la producción de energía, varios estudios han proporcionado una idea de que la cafeína promueve los beneficios neuromusculares; esto posiblemente podría deberse a un mayor reclutamiento de unidades motoras. Múltiples estudios han destacado los efectos que tiene la cafeína sobre la producción de potencia y la velocidad de carrera.

Fuerza: Con una mayor producción de potencia, surge la posibilidad de volverse más fuerte a través de un mayor desarrollo muscular. Dado que la cafeína en el café aumenta la sensibilidad de nuestro sistema nervioso y la capacidad de producir energía, esto aumenta el reclutamiento motor para ganar fuerza. Además, se ha sugerido que el café ralentiza la sarcopenia y aumenta la regeneración del músculo lesionado.

Esfuerzo percibido: Otro beneficio del café es el impacto que tiene en la cantidad de trabajo que podemos realizar durante los entrenamientos. La forma en que nuestro cuerpo procesa el dolor es a través del sistema neuromodulador de adenosina, se ha demostrado que la cafeína posiblemente inhibe este dolor. Un estudio realizado por la Universidad de Illinois encontró que la cafeína permitía a los sujetos esforzarse más y soportar más dolor durante un entrenamiento.

¿Puede el café ser una medida preventiva??

Cuando se consume con moderación (3-4 tazas al día), se ha considerado que el café es una medida preventiva útil. Se ha sugerido que el consumo moderado de café respalda la salud cardiovascular, junto con la disminución de las posibilidades de demencia relacionada con la edad y la enfermedad de Alzheimer. Otro estudio sugirió que el consumo moderado de café sin azúcar puede ser beneficioso para la salud del hígado.

Cuándo consumir café y para qué

  • Para pre-entrenamiento: Consuma café entre 30 y 45 minutos de ejercicio.
  • Para consumo diario: Beber café entre las 10 a.m. y las 2 p.m. En estos momentos, el cuerpo produce menos hormonas, en las que la cafeína puede tener un impacto negativo (como la producción de cortisol). Sin embargo, vale la pena señalar que los horarios de todos son diferentes, así que use esta regla general: consuma una taza aproximadamente 2 horas después de despertarse. El cuerpo está produciendo cortisol para despertarse naturalmente de antemano, la cafeína puede inhibir esto.
  • Consumo vespertino: Evite el café después de las 5 p.m., la vida media de la cafeína es de 3-5 horas, esto puede tener un impacto negativo en el sueño.

Una foto publicada por WODdoc (@woddoc) en

Consumir con moderación

Como todo, el café debe consumirse con moderación y demasiado puede ser malo. Si bien la toxicidad de la cafeína es rara por beber café, el consumo excesivo puede causar alteraciones en el sueño y la cognición. Además, se ha sugerido que el consumo excesivo de café aumenta la ansiedad. Un estudio sugirió que 4-5 tazas de café diarias es un límite general para obtener los beneficios para la salud que aporta el café.

La Historia del Café

Según cuenta la leyenda, el primer caso documentado de descubrimiento de café fue realizado por un criador de cabras que vivía en la meseta de Etiopía. La razón por la que se topó con el descubrimiento de los beneficios del café fue porque sus cabras comían bayas (granos de café) que les daban un aumento extraño de energía. Después de este descubrimiento, llevó las bayas a su monasterio local donde los monjes las probaron. Ellos también encontraron aumentos similares en la energía y el estado de alerta.

Pasó el tiempo y se corrió la voz sobre las bayas productoras de energía, y en el siglo XV el café había llegado a la Península Arábiga. Poco después, en el siglo XVI, se cultivaba café en Persia, Egipto, Siria y Turquía. Los cafés públicos comenzaron a convertirse en una norma y un destino para el café, la actividad social y las reuniones públicas. En el siglo XVII, la noticia de los beneficios del café se había extendido a Europa. En poco tiempo, comenzaron a aparecer cafeterías en Inglaterra, Francia, Alemania y otros países europeos. Luego, a mediados del siglo XVII, el café fue llevado a la ciudad que ahora se conoce como Nueva York. En poco tiempo, las cafeterías comenzaron a convertirse en una norma en Estados Unidos y su popularidad creció, especialmente con eventos como el Boston Tea Party. El café es ahora la bebida más conocida y popular del mundo, por una buena razón.

Así que mientras me siento aquí y bebo mi taza de café, levanto mi copa en agradecimiento a las cabras de la meseta etíope.

Imagen destacada de la página de Instagram @cavemancoffeeco 


Nadie ha comentado sobre este artículo todavía.