Enorme nuevo estudio vincula ciertos alimentos con menor riesgo de depresión

3082
Michael Shaw
Enorme nuevo estudio vincula ciertos alimentos con menor riesgo de depresión

(Nota del editor: el contenido de BarBend está destinado a ser informativo por naturaleza, pero no debe reemplazar el consejo y / o la supervisión de un profesional médico. Las opiniones y artículos de este sitio no están destinados a ser utilizados como diagnóstico, prevención y / o tratamiento de problemas de salud. Si padece depresión o presenta signos de depresión, busque el consejo de un profesional médico de inmediato.)

Un metaanálisis muy amplio y de muy alta calidad está estableciendo conexiones interesantes entre cómo comes y cómo te sientes. La investigación, publicada este mes en Medicina psicosomática, examinó dieciséis ensayos controlados aleatorios, que se consideran de muy alta calidad en lo que respecta a los estudios. Más de 45.000 personas fueron incluidas en la investigación.(1)

El metanálisis concluyó que La calidad de los alimentos ejerce un efecto significativo sobre la depresión en poblaciones que no padecen depresión clínica. Las intervenciones variaron, pero nueve estudios se centraron en mejorar la ingesta de nutrientes, y los otros enfatizaron una menor ingesta de grasas y la reducción del peso corporal.

Entonces, ¿qué significa mejorar la ingesta de nutrientes?? Este no es uno de esos estudios que tiene una conclusión clara como "los arándanos reducen la depresión" o "la espinaca ayuda con la ansiedad": las intervenciones tenían focos más amplios, pero generalmente enfatizaban frutas y verduras ricas en fibra, densas en micronutrientes y minimizaban alimentos con alto contenido de grasa y azúcar.

Los hallazgos reflejan otra investigación que ha correlacionado una reducción de los síntomas depresivos con más fibra, alimentos integrales de origen vegetal y pescados grasos.(2) (3) (4) También es importante enfatizar que los alimentos integrales, en particular los que son de origen vegetal, no son solo fuentes de vitaminas y minerales, sino también fitoquímicos y antioxidantes, que también se han relacionado con niveles más bajos de depresión - posiblemente en parte debido a su impacto beneficioso sobre la inflamación.(5)

[Más información: Los mejores suplementos de omega-3 para combatir la inflamación.]

 

Imagen cortesía de Examine.com El análisis de Research Digest de este estudio. 

Hay muchas vías que pueden afectar la depresión, incluido el estrés oxidativo, la inflamación, la salud intestinal y el peso corporal. Una amplia variedad de alimentos que aportan muchos nutrientes y fibra es clave para controlar estos factores y reducir el riesgo. (También es más rentable que otros métodos, aunque no estamos insinuando que otros métodos sean menos efectivos.)

[Obtenga más información sobre la posible conexión entre las bacterias probióticas y la salud mental.]

Los hallazgos son importantes porque la depresión afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo, y el número de personas afectadas aumentó en casi un 20 por ciento entre 2005 y 2015. Estos números ni siquiera tienen en cuenta los síntomas subclínicos que aún pueden afectar negativamente la calidad de vida. Dado el costo de la atención médica y la disminución de la productividad, una mejor comprensión de los tratamientos de estilo de vida podría tener un impacto profundo en la economía, además de los beneficios potenciales más obvios para las propias personas.

Tenga en cuenta que, si bien la calidad de los alimentos tiene un efecto significativo, la investigación no encontró que la dieta fuera más significativa que la psicoterapia o las drogas, por lo que no parece inteligente intentar automedicarse sin la intervención de un médico experto. Asegúrese de hablar con un profesional de la salud mental si está lidiando con o presenta algún signo de depresión; puede encontrar uno cerca de usted aquí.

Referencias

1. Firth J, y col. Los efectos de la mejora de la dieta sobre los síntomas de depresión y ansiedad: un metaanálisis de ensayos controlados aleatorios. Psicosom Med. Abril de 2019; 81 (3): 265-280.
2. Miki T, y col. Ingesta de fibra dietética y síntomas depresivos en empleados japoneses: el estudio Furukawa Nutrition and Health.Nutrición. Mayo de 2016; 32 (5): 584-9.
3. Liu X, y col. El consumo de frutas y verduras y el riesgo de depresión: un metaanálisis. Nutrición. Marzo de 2016; 32 (3): 296-302.
4. Grosso G, et al. Ácidos grasos omega-3 y depresión: evidencia científica y mecanismos biológicos. Oxid Med Cell Longev. 2014; 2014: 313570.
5. Sureda A, et al. Polifenoles y depresión: de la química a la medicina.Curr Pharm Biotechnol. 2015; 16 (3): 259-64.


Nadie ha comentado sobre este artículo todavía.